Agricultura Orgánica

Y como estamos en esta aventura, vale la pena definir los conceptos de orgánico, agroecológico, saber por qué son más saludables que los producidos por la agricultura tradicional y cuál es nuestro aporte como consumidores cuando los preferimos.

La agricultura orgánica es un sistema de producción que trata de utilizar al máximo los recursos del campo, dándole énfasis a la fertilidad del suelo y la actividad biológica y al mismo tiempo, a minimizar el uso de los recursos no renovables y no utilizar fertilizantes y plaguicidas sintéticos para proteger el medio ambiente y la salud humana. La agricultura orgánica involucra mucho más que no usar agroquímicos (fuente: FAO)

Para que un producto pueda ser denominado como orgánico, ecológico o biológico debe estar certificado, por una empresa o entidad autorizada, según la normativa de cada nación. Cabe destacar que este documento tiene una validez anual y se debe renovar para mantener la condición de orgánico, lo que considera un costo elevado, muchas veces difícil de costear por pequeños agricultores.

A partir de esa barrera aparece el concepto de agroecológico, que considera aquellos productos obtenidos bajo la normativa de producción orgánica, pero sin el respaldo de un documento como el certificado.


Decálogo

1. No tienen químicos, pesticidas, fertilizantes o aditivos sintéticos.

2. Su sabor, color y aroma son de la mayor calidad: están llenos de vida.

3. Tienen muchas más vitaminas, minerales y antioxidantes que los productos convencionales.

4. Son productos cultivados generalmente por pequeños agricultores y sus familias.

5. Contribuyen con la descontaminación del agua, del aire y de la tierra.

6. Por su calidad y compromiso con el medioambiente es la alimentación del presente y futuro.

7. Protegen la salud del consumidor y del agricultor.

8. La agricultura orgánica mantiene vigentes las prácticas agrícolas tradicionales.

9. Lo orgánico apoya la biodiversidad: una responsabilidad compartida desde el productor, al consumidor.

10. ¡La agricultura orgánica ES VIDA!